11 febrero 2016

No ha sido el PP quien ha enlodado la vida social y política, ha sido el Estado

El título no está equivocado: altos representantes del Estado español y por tanto, el propio Estado, tienen una responsabilidad central en el deterioro de la vida política y social del conjunto de los ciudadanos españoles.
Ayer y hoy he leído los artículos de varios analistas y escuchado a media docena de tertulianos que con indudable acierto acusan a un directivo del Partido Popular (PP) de enredar la vida social y política, en alusión a las palabras pronunciadas por Jorge Fernández Díaz, quien ha enlodado el proceso para formar una mayoría de gobierno afirmando que ETA desea que pacten PSOE y Podemos.
El dislate no es grave ni muy grave, es mucho peor, pues Fernández Díaz no ha dicho tamaña barbaridad a título personal sino como ministro del Interior del Reino de España.
Más claro: una vez más y por boca de uno de sus más altos representantes el Estado ha volcado un camión de basura verbal encima de dos formaciones políticas democráticas que --para más inri-- estos días negocian la posible formación de una mayoría gubernamental.
Llegados a este punto y no siendo la primera vez que un alto representante del Estado democrático de Derecho del Reino de España incurre en una barbaridad de ese calibre, ¿por qué ningún alto cargo institucional, empezando por el jefe de Estado, dice ni mu ni denuesta comportamientos y declaraciones oficiales que destruyen la credibilidad de todos los agentes políticos y del propio Estado?
¿Cómo es posible que haya ministros, consejeros de comunidades autónomas, diputados estatales, autonómicos o altos cargos institucionales que digan impunemente mentiras, idioteces injustificables, peligrosas simplezas e incluso chorradas monumentales sin que nadie, absolutamente nadie, con responsabilidades institucionales salga al paso públicamente para demostrar a la ciudadanía que el Estado tiene cerebro y vergüenza?
Si un cargo institucional "rebuzna", el "burro" no es su partido, sino la institución a la que está adscrito y representa:. ¡el Estado!
..

2 comentarios:

  1. Recuerda que España es una democracia formal, no real.
    Para que sea real tiene que pasar todavía muchos años.
    Las "ondas gravitacionales franquistas y del poderoso peso de la compleja historia de este país" todavía rebotan el el universo hispano.
    Los actuales gobernantes, y también de muchos miembros de la llamada oposición, ¿de dónde proceden? Analicemos sus orígenes familiares. Actúan como demócratas formales, pero no es eso lo que han mamado en su casa. Si pasasen por un psicólogo, podríamos encontrar muestras de su formación/deformación en su "adn existencial". Son "así" porque el contexto político-sociológico-económico" en el que nacieron y vivieron los ha hecho así. ¿Te imaginas que algunos de los acontecimientos que vemos todos los días en España sucediesen en en "países de nuestro entorno comunitario? Por ejemplo el tema de la "dimisión" ¡Cuánto cuesta aquí dimitir o renunciar a un puesto por razones legales o éticas! Aquí la gente se agarra al puesto como si en ello le fuese la vida. Y contempla el desparpajo de los que estos días salen en los medios testificando en temas relacionados con la corrupción. A la mayoría no se les cae la cara de vergüenza. Dicen las cosas de las que han sido protagonistas como si nada. Lo del arrepentimiento de muchos de ellos es un simple postureo para lograr los beneficios derivados de su supuesto acto de contrición.
    En suma: no es un problema de personas ni de partidos; es un problema más grave: está en nuestro "adn nacional" fruto de nuestra complicada historia. No son casos aislados. Empapa a toda la sociedad. Salen a la luz los casos más graves que afectan a personajes públicos. Pero, ¿y si analizamos la letra pequeña de la sociedad española? Los casos de corrupciones, corruptelas, irregularidades, el "ti vai tirando" (que en Galicia nos es conocido), la falta de sensibilidad hacia lo que es legal pero no ético;....etc. Esa es la realidad. Así que no nos rompamos las vestiduras escandalizados por lo que está saliendo estos días a la luz. SOLO SALE NA MÍNIMA PARTE DE LO QUE HAY.
    También es verdad que hay gente muy honesta y honrada y que destaca lo negativo, no lo positivo. Pero lo negativo es mucho, muchísimos, en todos los sectores de la vida hispana.

    ResponderEliminar
  2. Y habría que realizar una tesis doctoral sobre el papel del dinero y los españoles, como capítulo específico en un contexto más amplio sobre de análisis del dinero y el ser humano). La influencia en su formación de la religión, del contexto socio-económico, etc.
    Todo tiene su explicación.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.