15 agosto 2014

Un juez ordena burlar las normas de la patronal del fútbol para favorecer a una empresa en quiebra

La lista de errores que protagonizan los gestores de la empresa Real Murcia Club de Fútbol daba para un entremés, pero el Juzgado número 7 de lo Mercantil de Madrid ha hecho una aportación que añade morbo jurídico-legal suficiente para que el episodio dé para una tragicomedia de cierta categoría.
El asunto merece reflexión porque, entre otros detalles de menor calado, el autor de la sentencia ha ordenado que las empresas y agentes económicos vinculados a los espectáculos que organiza la asociación de empresarios Liga de Fútbol Profesional (LFP) contribuyan al sostenimiento de la empresa arruinada.
El argumento del juez es aparentemente racional y sobre todo, buenista; pero...
1. ¿es conforme a Derecho que la Justicia imponga a una entidad privada (la LFP) la obligación de mantener unas condiciones económico-comerciales concretas?,
2. ¿es conforme a Derecho que el juez ordene tratar con ventaja a una empresa frente a las demás del ramo?,
3. ¿es conforme a Derecho que el juez imponga una opinión que puede causar perjuicios (más impagos) a proveedores y prestatarios de servicios?,
4. ¿es conforme a Derecho que el juez malee las condiciones que libre y voluntariamente se han autoimpuesto quienes compiten en el negocio que regula la LFP?
[En estos y otros aspectos y desde un punto de vista legal, que la actividad de los empresarios o compañías sea un espectáculo deportivo, el cultivo de nabos o la fabricación de compresores carece de relevancia]
Los argumentos (y elucubraciones) que constituyen la base de la sentencia alcanzan el clímax al exponer que si el Real Murcia descendiera a la segunda división B debido al reiterado incumplimiento de normas, tal como ha decidido la LFP y ratificado el juez de disciplina social, el club dejaría de obtener ingresos por los derechos de TV, sus activos patrimoniales rentarían poco o nada, perdería abonados e ingresos de taquilla, etcétera, etcétera, lo que previsiblemente le impediría superar el concurso de acreedores (suspensión de pagos), ni podría devolver los 13 millones de euros que adeuda.
[NOTA: ¿Está probado que el descenso desemboque en la inevitable desaparición del Real Murcia?: ¡No! Eso depende de numerosos e imprevisibles factores, de los que el juez prescinde... ¡él sabrá por qué y a cuento de qué! Así, por poner sólo un ejemplo, pues hay más: la SAD Real Club Deportivo de La Coruña, cuya deuda multiplicaba por 14 la del Real Murcia, descendió de categoría y sigue vivo. El juez ha dado por seguro algo que es imposible saber a ciencia cierta y en Derecho la convicción es un criterio aberranteEn paralelo, los seguidores del Real Murcia hacen juicios de valor condicionados por los sentimientos, lo cual es tan humanamente lógico como escasamente racional] 
..
Jesús Samper, que en 1994
adquirió el 94 % de acciones
de la sociedad anónima
deportiva Real Murcia
Club de Fútbol, preside
el consejo de administración
¿Responsabilidad empresarial?... ¡ja, ja!
Curiosamente, este juez, al igual que otros, da por hecho que los propietarios de una sociedad, de un club o de cualquier otro tipo de negocio nunca tienen la obligación o responsabilidad legal (ni moral) de aportar dinero para cubrir deudas de sus empresas, lo cual casi siempre es cierto; de modo que por ese y otros motivos siempre se da por bueno el silogismo siguiente: como la sociedad (en este caso el club) debe dinero y los accionistas no están obligados legalmente a poner dinero de su peculio privado, lo "justo" para salvar el negocio es que los acreedores, los trabajadores y a veces incluso el propio Estado pierdan y/o pongan dinero.
Todo ello sin olvidar la grave situación de la empresa deportiva en materia fiscal.
En fin, que como consecuencia de la supuesta imposibilidad de salvar la empresa si el equipo desciende, el juez ordena «la inmediata inscripción y afiliación del Real Murcia en la LFP para la temporada 2014/15»; o sea, la patronal y todos los agentes económicos son obligados a dar trato de favor a ese club y mantenerlo en segunda división A pese a que incumple los requisitos.
[Atención: ¿ordenar la inscripción o afiliación equivale a ordenar que el Real Murcia participe en la competición deportiva?...] 
Es lógico que Jesús Samper, demás accionistas y directivos celebren alborozados que su pésima gestión no tiene consecuencias. Quebrar normas, conseguir tratamiento de favor y arañar ventajas que rompan la equidad siempre constituyen una demostración de "sabiduría" en ¡Viva Paña! 
[¿Se imagina usted qué podría decidir un juez aplicando idénticos criterios que en este caso si la empresa tuviera 200, 300 o más asalariados? Quizá, llegado el caso, hasta sería posible que todos los murcianos fueran obligados a turnarse para garantizar que cada domingo se agotaran las localidades; y aplicando la misma regla de tres, que todos los consumidores fueran obligados a comprar tal o cual producto para evitar el cierre de una fábrica en apuros. Soñar es gratis y pensar, también]
En buena lógica y a fin de garantizar el éxito de la cruzada para salvar al Real Murcia, sería conveniente que el juez remitiera copia de la sentencia a todas las empresas de autocares de Murcia, a todas las aerolíneas, a todos los hoteles y restaurantes, y a todas las empresas que hayan tenido o puedan tener relación con el club para advertir de que están moralmente obligados a atender los encargos y peticiones del Real Murcia...
En teoría, si una empresa evita esa relación ante el fundado temor de que no cobrará la prestación, "conculca" el argumento moral y legal del  juez madrileño.
Evidentemente, el "deber moral" de salvar al Real Murcia tiene el mismo ámbito que la LFP: estatal, y en paralelo también cabe colegir que la salvación del club pimentonero es un objetivo de alto valor económico, social y acaso también político e institucional... 
Tan políticamente importante es el fútbol profesional en España, que la Hacienda y la Justicia españolas se han convertido en las más "creativas" del mundo, lástima que esa creatividad destruya la credibilidad de la Administración pública.
..
CON ANTERIORIDAD:
NOTA:
Por motivos o razones que ignoro, Facua (asociación de consumidores y usuarios) ha lanzado una campaña para que los ciudadanos que puedan resultar afectados por el aplazamiento de la liga de segunda división reclamen daños o perjuicios a la LFP. Dos simples preguntas:
Primera: ¿Es posible realizar en cuestión de días un nuevo sorteo de los calendarios ligueros, pues en principio esa categoría pasa de 22 a 23 equipos, con la consiguiente reasignación de jueces, modificaciones horarias, viajes, etc. etc. etc.?
Segunda cuestión: La responsabilidad del aplazamiento no es de la LFP, sino que es fruto de la sentencia; luego, ¿no sería más lógico que los aficionados al fútbol y los clubes presuntamente perjudicados, así como la propia LFP reclamaran medidas o compensaciones al Estado por las consecuencias de sus decisiones? (los juzgados son Estado).
..
RELACIONADO: "Elige tu propia Liga", por Otis B. Driftwood.
..
ACTUALIZACIÓN (18 agosto):
Acuciada por las presiones económicas, mediáticas, políticas y empresariales para que no retrase sine die el inicio de la competición, la LFP cede y admite que el club en quiebra mantenga la categoría pese a incumplir los requisitos. Información puntual, en Cadena SERLa verdad y Marca.
Apenas tres horas después de que los medios hayan dado por prácticamente seguro que el Real Murcia jugará en segunda división A, esta competición empezará el próximo sábado con el calendario previsto, en el que no figura el equipo murciano, según informan AsEl mundo.
..
ACTUALIZACIÓN (22 agosto):
La Administración de justicia sale del enredo en el que sorpredetemente se había metido y emite un auto de farragosa redacción (cosa habitual en los jueces) pero que, si más no, corrige la intervención de un funcionario de lo mercantil en una decisión "deportiva" y "fiscal", materias que en esencia son ajenas a su jurisdicción.
..
ENLACES de interés:
* "El Real Murcia se hunde en el fango y jugará en Segunda B", en La verdad (este texto informativo incluye juicios de valor comprensibles, pues se trata de un diario de Murcia que se vende en Murcia, donde los seguidores del club pimentonero "marcan tendencia" y mercado), y
* "El juez permite el descenso del Murcia a Segunda División B", en As.

3 comentarios:

  1. Sin embargo, por suerte, otro clásico de nuestra tierra es noticia estos días. Noticia de ayer que, para variar, no sale en la prensa gallega de hoy
    http://www.europapress.es/galicia/noticia-fiscal-pide-nuevas-diligencias-investigacion-fraude-subvenciones-costa-da-morte-20140814195159.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patricia, gracias por el enlace, no tenía noticia.
      Está visto que hay medios de papel que acabarán por hacer bueno aquello de que sirven para envolver el pescado... ¡incluso antes de leerlos!
      Saludos.

      Eliminar
  2. "aplicando la misma regla de tres, que todos los consumidores fueran obligados a comprar tal o cual producto para evitar el cierre de una fábrica en apuros". Pues si, nos liberan de ello mediante los impuestos. Por ejemplo, no tenemos necesidad de abrir una cuenta en, pongamos, Bankia, porque nos liberan de ello dedicando directamente el dinero de todos, sin el engorro de tener que administrar nuestas cuentas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.