Atención: Esta bitácora está alojada en Blogger, que utiliza cookies para recabar datos de los visitantes; si usted sigue navegando, da su conformidad a la aplicación

18 abril 2012

El rey, cazador y "cazado": Las redes sociales inutilizan la autocensura en los medios

El episodio protagonizado por Juan Carlos de Borbón en Botsuana ha dado, da y dará mucho que hablar.
Pero al margen de simplezas y de cuestiones de política más inmediata, entre las que destaca el improductivo y absurdo debate sobre si el Gobierno estaba o no enterado de la excursión del jefe de Estado, hay tres cuestiones que merecen reflexión por su alto significado:
1º La hipocresía de los monárquicos
La figura de los tres monosabios más antigua está en el llamado
"establo sagrado" del templo de Toshogu, en la ciudad de
Nikko (Japón), construido en el siglo XVII. Esos tres primates,
MizaruKikazaru e Iwazaru (uno se niega a ver, otro a
escuchar y el tercero rehúsa hablar) son los protectores
simbólicos del templo a la vez que una alegoría según la cual,
la sabiduría radica en negarse a ver, oír y decir maldades. 
No obstante, la imagen y el mensaje de los monosabios es
de origen chino, o indio, según otras versiones. 
Por motivos ignotos, la figura de esos tres animales ha
obtenido notable popularidad en todo el mundo pese a
que la actitud de quienes se niegan a observar, escuchar
y comunicarse es la antítesis de la sabiduría.
Es evidente que los propietarios y responsables de las
empresas dedicadas a la información deberían
exterminar a los monosabios, de lo contrario su empeño
en desentenderse de ciertos hechos y en desprestigiar la
inteligencia, unido a internet, seguirá espantando a la
clientela y oscureciendo el futuro de los medios
--incluidas sus economías.
Resulta sorprendente la sorpresa --redundancia inevitable-- que la estancia semisecreta del rey en Botsuana ha causado en un sector de la clase dirigente, pues Juan Carlos I siempre hace lo que le viene en gana, cosa que en el ámbito de la vida privada es legítima, pero sólo en parte, pues un jefe de Estado coronado debe atenerse a la esencia de su condición, pues reinar por razón de sangre conlleva obligaciones similares a las de un jefe de Estado que lo es por la vía de las urnas y, además, las medievales que son propias de las monarquías.
Más fácil: La razón de sangre que convierte al jefe de una casa real en jefe de Estado implica imperiosamente la renuncia a ciertos derechos de privacidad
Quienes por derecho de sangre reinan o aspiran a reinar y no estén dispuestos a cumplir con los requisitos que conlleva sólo tienen una salida: abdicar o renunciar a ser coronados.
2º El poder de las redes sociales
Si las fotos en las que aparece Juan Carlos posando con animales abatidos no hubieran sido difundidas a través de la Red, difícilmente habrían sido reproducidas en los medios de información convencionales [¡las imágenes capturadas en la web de Rann Safaris datan de 2006...!], que en su mayoría son fieles al pacto no escrito que sellaron con la Corona durante la Transición.
3º Los límites de la censura...
¡y de la autocensura!
Está probado que internet contribuye a minar la eficacia de los censuradores que habitan en grandes corporaciones y empresas, en los gobiernos y en las casas reales. Hasta hace poco más de un decenio, poderosos y adinerados hacían una serie de llamadas telefónicas o enviaban un mensajero a los medios de información y estos se autocensuraban [en los regímenes dictatoriales los mensajeros y las llamadas telefónicas no transmiten ruegos ni sugerencias, sino órdenes].
En resumen: La capacidad de controlar la información se reduce casi al mismo ritmo que internet se desarrolla como herramienta de uso generalizado.
¿O acaso usted cree que las fotos de Rann Safari habrían sido ofrecidas al gran público a través de la prensa y de la TV si antes no hubieran sido difundidas en internet?
¿Por qué cree usted que quienes ostentan o detentan el poder están empeñados en encarecer y dificultar el uso de internet y a poco que puedan, controlarlo?... Objetivo para el que los derechos de autor constituyen una excelente justificación.
RELACIONADO: "Uno de cada dos usuarios europeos consulta la prensa on-line", en TENDENCIAS21.
..
ACTUALIZACIÓN (22 de abril):
El que fue primer director de El país y hoy presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, en un debate sobre la crisis de la prensa en España celebrado en Cádiz, en el marco de la asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa, ha reconocido que «si el Rey ha pedido perdón, no ha sido por los medios sino por las redes sociales».
CON ANTERIORIDAD:
"El periódico pierde valor como transmisor de hechos y conocimientos".

1 comentario:

  1. Menos mal que queda un resquicio de libertad mediática.

    ResponderEliminar

NOTA:
ImP no publicará injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
ImP sólo publicará los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.