04 noviembre 2009

El "¿líder?" del PP intenta seguir siéndolo

Ayer se celebró el por algunos llamado supermartes del ¿líder? del PP, Mariano Rajoy, que, entre otras cosas, dijo lo siguiente:
«La situación es grave, no la devalúo por más que algunos asuntos hayan quedado resueltos, como sabemos todos. Voy a deciros lo que en mi opinión es inadmisible y por tanto no se puede volver a repetir nunca. Insisto, nunca. Es inadmisible hacer declaraciones públicas sobre asuntos que son internos del partido.
«Es todavía más inadmisible si eso va acompañado de una crítica a otros dirigentes, sean quienes sean -un cargo público, un cargo del partido o una dirección regional o nacional en su conjunto-. Esto ha ocurrido en los últimos tiempos, pero también antes. En algunas ocasiones con más virulencia que en otras. En Madrid, pero no sólo en Madrid.
«Las cosas que haya que decir se dicen en los órganos del partido. Esto constituye una regla de juego básica y todo el mundo lo sabe. Y todo el mundo sabe también que si todos actuáramos como han hecho algunos, le haríamos un flaco favor a España y al Partido Popular.
«Es inadmisible que se fuerce a cargos del partido o a representantes del mismo en instituciones públicas para que firmen documentos exigiendo lo que sea, al comité nacional de derechos y garantías o a la propia dirección nacional, a la que luego llegan las quejas. Creo que esto lo entiende todo el mundo. Todo el mundo entiende que ese es un juego muy peligroso y que a la mayoría ni se le ocurre hacerlo por razones de responsabilidad.
«Es inadmisible también que no se cumplan los compromisos adquiridos o que se haga primar el interés particular o personal sobre el interés superior del partido».
Cabe destacar dos detalles: Todo lo inadmisible ha sido admitido --al menos hasta ahora-- y Esperanza Aguirre no acudió a la trascendental convocatoria.
ENLACE al texto íntegro del discurso de Rajoy, vía ABC.
..
Viñeta de Pinto & Chinto, publicada hoy en La voz de Galicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.