12 noviembre 2009

La gran patronal sigue enredando para que todo siga igual

Hace escasas fechas, el portavoz de la gran patronal, Díaz Ferrán, ya demostró su habilidad para marear la perdiz y abogar por una reforma laboral negando al mismo tiempo que esa fuera su pretensión... Ahora propone que los empresarios puedan contratar empleados por 2.000 horas laborales al año --por ejemplo-- para hacer uso de ellas solo en los momentos punta de actividad.
Está visto y comprobado que el líder de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) adolece de escasa información, pues ya existen los trabajadores fijos discontinuos, amén de los contratados por obra y, por si fuera poco, cada verano decenas de miles de trabajadores son despedidos para que disfruten de vacaciones no pagadas y no cotizadas a la seguridad social.
Hay abundantes pruebas de que los empresarios más imaginativos y los que carecen de escrúpulos ya recurren desde hace años y años a variados trucos --algunos alegales y otros ilegales-- para disponer de mano de obra barata, por horas, por obra y al gusto.
«Se trata de contratar horas móviles. Además, no es el empresario el que las distribuye, es el cliente quien lo marca», ha añadido Díaz Ferrán, haciendo suya la idea de Isak Andik (Mango) en otra demostración de su elevada capacidad para vestir o disfrazar sus propuestas --casi todas viejas-- con expresiones rimbombantes y eufemismos.
..
Casi todo sería negociable
si se respetaran las leyes
En esta interminable historia de negociaciones y propuestas más o menos atractivas y rara vez eficientes que coprotagonizan la CEOE, los sindicatos y el Gobierno, somos cientos de miles los asalariados que seguimos echando en falta, por ejemplo, que los sindicatos digan alto y claro que sí, que casi todo es negociable pero con una condición sine qua non: Que se cumplan las leyes y las normas ya existentes --incluidas las de seguridad y prevención de riesgos--, y que Inspección del Trabajo sea realmente lo que debe ser.
Sólo con que se cumplieran las leyes y normas desaparecerían, por un lado, la mitad de los escollos que entorpecen racionalizar el mundo del trabajo y, por otra banda, se crearían no menos de medio millón de empleos al desaparecer millones de horas extras ilegales, que para colmo en numerosísimas ocasiones ni siquiera son pagadas; amén de que también se acabaría con los falsos autónomos y, de rebote, desaparecerían las empresas que compiten deslealmente y arruinan a otras recurriendo a ilegalidades.
En realidad, las propuestas de Díaz Ferrán sólo sirven para marear la perdiz y, sobre todo, para que el mercado laboral siga como está; es decir, ¡asilvestrado!
MÁS detalles sobre la última de Díaz Ferrán, en COTIZALIA.
ENLACE de interés para asalariados: RECURSOS HUMANOS CONFIDENCIAL.

5 comentarios:

  1. Te sigo desde hace tiempo y en general coincido contigo en la mayor parte de las opiniones que publicas en tu blog, pero creo que hoy estás en un error.

    Verás, soy profesional de RRHH con bastante experiencia en temas de contratación y administración de personal y te puedo asegurar que las vacaciones son un derecho del trabajador que no se pierde por el hecho de causar baja en la empresa. Las vacaciones se pagan en el finiquito si no ha habído lugar a disfrutarlas durante la vigencia de la relación laboral. Por supuesto también se cotiza por ellas y están sujetas a la retención por IRPF. Es por eso que de nada sirve extinguir el contrato si lo que se quiere es evitar el pago de las mismas.

    Por otra parte, si en ese finiquito no se incluyese el concepto de vacaciones devengadas y no disfrutadas el trabajador podría denunciar a la empresa a la Inspección de Trabajo y/o plantear ante el Juzgado de lo Social una demanda por reclamación de cantidad.

    Espero haberte ayudado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A FLANAJAN:
    Tienes razón, pero...
    1º. En efecto, CUANDO EL EMPRESARIO LIQUIDA EL FINIQUITO al trabajador, abona la parte proporcional de las vacaciones que le corresponden,en estos casos 11 meses de antigüedad porque el verano anterior ya se produjeron la mismas circunstancias; es decir, 11 meses de antigüedad son 27,5 días de vacaciones pagadas, cantidad que se añade al finiquito (ya no son 30 días). Pero, ¡y aquí está el meollo del asunto!, en la mayoría de los casos a los que me refiero NO HAY FINIQUITO porque "si me pides la liquidación o denuncias ya no me interesa que vuelvas en septiembre"...
    2º. La mayoría de los trabajadores sometidos a ese “régimen” de relaciones laborales son peones o profesionales de oficios escasamente cualificados y, por tanto, asalariados fácilmente sustituibles; aparte de extranjeros irregulares o regulares a los que no se les ocurre denunciar ni en sueños; vamos, no dicen ni mu…
    3º. Además, esas decenas de miles de trabajadores no acumulan antigüedad, lo que también reporta un ahorro al empresario; amén de no abonar un mes --¡y a veces dos!—de seguridad social gracias a esa operación.
    4º El porcentaje de los asalariados que denuncian --es decir, de los que pierden el puesto de trabajo por defender sus derechos-- es ¡inapreciable!
    En efecto, legalmente tienes razón, pero entre la legalidad y la realidad media un abismo.
    Saludos y bienvenido siempre a mi “blogcasa”.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, supongo que siempre hay delincuentes del derecho laboral, sobre todo en ámbitos de economía sumergida.

    Yo he trabajado en empresas de restauración moderna (comída rápida), un sector con personal escasamente cualificado y alta rotacion, y he conocido la situación del sector por las reuniones mantenidas en foros patronales. Pues bien, puedo decirte que aunque los sueldos son ciertamente raquíticos, los finiquitos se pagan y las vacaciones se disfrutan. Eso sí, también soy consciente de que en la pequeña hostelería las irregularidades están al orden del día.

    ResponderEliminar
  4. Company Félix, no es tracta de que els empresaris facen malifetes, sinó que les mateixes lleis laborals els permeten fer-les. Com deia Thomas More en Utopia (fa ja cinc segles):

    "(...)¿Qué añadiré de los ricos que recortan cada día un poco más el salario de los pobres, no sólo fraudulentamente, sino amparados por las leyes? De esta forma, la injusticia que originaba el recompensar tan mal a los que eran más merecedores de la sociedad, se convierte, por obra de estos perversos, en justicia al ser refrendada por una ley.
    De esta forma, cuando contemplo estas naciones que actualmente florecen por doquier, no veo en ellas, y Dios me salve, otra cosa que las malas artes de los ricos, que realizan sus negocios bajo pretexto y en nombre de la comunidad. Imaginan e inventan -sin temor a perderla-, la mayor riqueza adquirida ilícitamente, como para obtener al menor precio posible las obras a costa de los sudores de los pobres, haciéndolos trabajar como bestias. Y estas perversas intenciones las dictan los ricos como ley en nombre de la sociedad, y de los mismos pobres por lo tanto. (...)"

    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  5. No volía arribar tan lluny. Tens raò, la legislaciò i les normatives laborals estan fetes a mida dels explotadors; pérò, ¿t'imagines el que pasaría si tan sols els hi obligaren a complir les regulacións actuals?
    Una abraçada.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.