05 mayo 2009

Hace 120 años: 5 de mayo de 1789, se inicia la Revolución Francesa

Tal día como hoy, hace 220 años se inició el proceso político y social que desembocó en la Revolución Francesa.
El 5 de mayo de 1789 los representantes del tercer estado (el estamento que agrupaba a los elegidos por la burguesía y el pueblo llano) convocaron los llamados Estados Generales de la Asamblea Nacional, plenario que reunía a los diputados de los tres estados o estamentos: los representantes de la nobleza, los del clero y los elegidos por los burgueses y el pueblo llano.
La iniciativa obedecía, básica pero no exclusivamente, a la dramática situación social y económica que acusaba el país: el hambre azotaba vastos territorios, incluida la periferia y los barrios más populares de París y, en paralelo, los abusos de la nobleza eran tan grandes como su ineficiencia económica.
Abierta la sesión plenaria, Turgot Calonne Brienne Necker, ministro de Hacienda, aceptó que el tercer estado tuviera igual número de diputados que la suma de los otros dos, y que cada escaño valiera un voto; pero las delegaciones nobiliaria y clerical rechazaron de plano el principio de un hombre, un voto; exigiendo además que todas las decisiones se siguieran adoptando de forma corporativa, de modo que el primer y el segundo estados conservaran la mayoría.
..   
Reunión de los estados generales (cortes) del 5 de mayo de 1789, en la que
participaron 1.139 diputados: 291 del clero, que representaban al 0,7 %
de la población del país; 270 de la nobleza y asimilados, el 1,5 % de los
franceses; y 578 del tercer estado, burguesía y pueblo llano, el 97,8 %
de la población de Francia, cifrada en 28 millones de habitantes.  
Luis XVI de Borbón
La reacción del rey fue la propia de un monarca absolutista (actitud que era la tradicional de los miembros de la Casa de Borbón), pues apoyó a rajatabla a sus aliados naturales, ordenó desalojar el salón y dio por concluido el plenario de las cortes.
Una hora después, todos los diputados del tercer estado se reunieron y declararon que no abandonarían la sede de la Asamblea Nacional hasta que Luis XVI ordenara reanudar la convocatoria de los Estados Generales.  
El monarca, en un intento de desactivar la rebelión institucional, ordenó que cada uno de los tres estado se reuniera por su cuenta. Sin embargo, Honoré Gabriel Riquetti (un burgués con título nobiliario, conde de Mirabeau pero diputado del tercer estado) propuso a sus compañeros negar toda validez legal a la maniobra y dirigiéndose en voz alta al emisario real, espetó:  
«Id y decid a vuestro señor que estamos aquí por la voluntad del pueblo y que no se nos hará salir sino por la fuerza de las bayonetas».
..
Los minoritarios representaban al 97 % de la población
Y resultó que lo expresado por Riquetti lo compartían todos los diputados del tercer estado.
El argumento que esgrimían los representantes del pueblo llano para reclamar el voto individual era demoledor: ellos representaban a 97 de cada 100 franceses, y para remachar su posición advirtieron de que si los otros dos estamentos (estados) se negaban a celebrar sesiones plenarias con presencia y participación de todos, los representantes de la burguesía y del pueblo llano declararían nulas todas las decisiones de parte y sólo otorgarían validez a las adoptadas por la mayoría demográfica que ellos representaban.
Resumiendo, así empezó un proceso que provocó la abolición de la monarquía, la proclamación de la República Francesa y que a lo largo de las décadas siguientes desembocó en el fin del Antiguo Régimen en casi todos los países europeos.
En España, el tránsito al Estado moderno, que fue asumido años después por la mayoría de los diputados de las Cortes de Cádiz, fue dinamitado por el absolutista Fernando VII y sus aliados. En el caso español el rey no sólo contó con el apoyo de la nobleza y de la Iglesia Católica, sino que la actitud retrógrada del monarca también fue respaldada por las incipientes burguesías de varias ciudades (incluida la capital, lógicamente) y por numerosos pequeños propietarios del rural, sobre todo en el tercio norte peninsular.
..
MÁS sobre ese histórico proceso, en la Wikipedia y en la bitácora Revolución Francesa.
CON POSTERIORIDAD:
Excelente crónica de la Revolución Francesa, en Sin Permiso, «14 de julio: ¡La Historia habla al presente!», por Florence Gauthier.

7 comentarios:

  1. Un sacerdote escribió no hace muchos años en la revista de fiestas de mi pueblo que la Revolución Francesa fue la raíz de todos lo males actuales de la sociedad. Ahí queda eso.

    ResponderEliminar
  2. 220 años y apenas hemos avanzado.
    Hombre, al menos hoy en día (casi) nadie pasa hambre.
    ¿Para cuándo la guillotina en la Plaza Mayor?

    ResponderEliminar
  3. There’s a great cinco de mayo song at:

    http://johnmaszka.com/march_of_dimes

    Play track three,

    Happy Cinco de Mayo!

    ResponderEliminar
  4. hola compañero...me gusta mucho tu blog y podría dejarte un comentario en cada entrada...pero el trabajo y la investigación no me dejan todo el tiempo q quisiera...pero te agradezco el trabajo y tiempo q dedicas... mi blog es http://paranoseroveja.blogspot.com , espero que también te aporte algo si lo miras...encantado

    ResponderEliminar
  5. Como muy bien dices, el detonante, que no la causa, fue la desesperada situación económica de gran parte de la población, y el intento de reforma "fiscal" del Ministro de Hacienda. Está claro que los grandes cambios sociales casi siempre empiezan cuando nos tocan la parte del cuerpo que más nos duele: el bolsillo.
    Pues puede que en pleno siglo XXI de nuevo el mismo detonante cause una nueva Revolución.
    Al tiempo.

    ResponderEliminar
  6. el año de la revolución 1789 nunca me lo olvidé, tampoco tiene mucho mérito porque es facil pero el día... ni flowers, la verdad.

    bicos,

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.