15 febrero 2009

Activos tóxicos en Europa por valor de 18,4 billones de euros

Esta semana, el corresponsal de The telegraph en Bruselas, Bruno Waterfield, ha remitido al periódico una primicia informativa que los responsables del rotativo han mutilado.
La razón es simple: la cifra es escalofriante.
La información fue colgada inicialmente en la versión electrónica del rotativo (www.telegraph.co.uk); pagina, por cierto, que tiene el mérito histórico de haber sido la primera versión digital de un rotativo europeo, pues inició su andadura en 1994.
..
Pulsar para ampliar
Silencio...
Al grano: El texto de Waterfield revelaba la existencia de un informe confidencial de carácter oficial, elaborado a instancias de la Comisión Europea, que cifra el valor de los activos tóxicos en poder de la banca europea en 16,3 billones de libras esterlinas [ver nota].
..
[El pasado viernes al cierre de los mercados la tasa de cambio era 1 euro = 0,8842 libras esterlinas; de modo que 16,3 billones de libras equivalen a 18,4 billones de euros]
..
La información y su titular, no obstante, fueron posteriormente recortados y se suprimió la cifra; pero en la url (domicilio electrónico) de la versión digital sigue figurando la cifra [en el enlace al pie del post resaltada en color rojo].
Dando por fiable siquiera a título orientativo la valoración realizada por los expertos que confeccionaron el informe, semejante volumen de dinero habla por sí solo de la gravedad y de la profundidad de la actual debacle financiera.
A la vista de semejante estropicio, cabe concluir, por un lado, que la crisis sólo acaba de empezar y, por otro, urge que las instituciones públicas informen con transparencia e identifiquen públicamente a los bancos y cajas que se han contaminado.
NOTA:   
En el original reza 16,3 trillion (trillones, no billones) porque en lengua inglesa a trillion equivale al billón de las lenguas latinas (un millón de millones); en tanto que en inglés a billion equivale a mil millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.